ANDRÉS (la técnica de la respiración). Neville Goddard.

Neville Goddard.15 ENERO 1971

Traducción: Rosario De La Cruz Salcedo para el grupo Neville Goddard Intimo.

El lunes pasado hicimos la pregunta: ¿Dónde te estas alojando? Bueno, esta pregunta fue hecha por Andrés y Jesús contestó, y dijo: “ven y lo veras”Como dijimos el lunes pasado, se usan personajes de las escrituras como estados de conciencia y que a ti te gustaría identificar como personas, quiero decir confundir estados de conciencia por personas.

Esta noche asumiré el rol de Andrés y te mostraré lo que Andrés significa en las escrituras. Andrés siempre está representando el mismo papel una y otra vez; todos los personajes están representando el mismo papel una y otra vez. Andrés está siempre guiando a otros hacia Cristo por siempre, está guiando a otros hacia Cristo; y él hace la pregunta: ¿Dónde te estás alojando? Y Jesús respondió: ven y lo sabrás. Primero buscó a su hermano Pedro y lo llevó hacia Jesús. En el lugar había una multitud de alrededor 5,000 personas y no había comida, entonces dijo Andrés: aquí hay un muchacho que tiene 5 panes y 2 pescados y lo llevó hacia Jesús.Cuando los griegos quisieron ver a Jesús, buscaron a Felipe, pero Felipe pensó que ese era el trabajo de Andrés y fue donde Andrés. Andrés, entonces, los llevó a Jesús.

Él siempre está guiando a otros hacia Jesús. El verdadero Jesús.Esta noche yo sumiré el rol de Andrés y los llevaré hacia el verdadero Jesús.Si cuando ustedes escuchan la palabra Jesús o Jesús Cristo o la palabra Dios, o la palabra Señor, y si de alguna forma te transmite lo mismo: algo que existe fuera de ti, tienes una idea equivocada de Dios, de Jesús, de Jesús cristo, del Señor.No me importa lo que la palabra te diga. Si de alguna forma cuando escuchas esta palabra, te transmite la idea de algo que realmente existe fuera de ti, tienes una idea equivocada de Dios, de Cristo, Cristo Jesús, del Señor.Ahora te llevaré al verdadero Cristo Jesús. A través de él, todas las cosas fueron hechas y sin él nada fue hecho. Ahora hablamos de Dios.

Él dijo: con Dios todo es posible. Identificamos a Dios con el hombre. Todas las cosas son posibles para el que cree.Ahora te digo que Dios es hombre y existe en nosotros y nosotros en él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación humana. Eso es Dios (el mismo). No te estoy diciendo que lo aceptes. Te estoy llevando hacia el verdadero Dios, al verdadero Señor Cristo Jesús.Te pido que te examines a ti mismo y veas si tienes a este Dios. Escoge un estado al que servirías y la respuesta apropiada es, la respuesta de José, nosotros escogemos al Señor y la gente dirá nosotros escogemos al Señor. Él dice: ahora ustedes son testigos en contra de sí mismos.Continua examinándote para ver si estás abrazando la fe pues escogiste al Señor. Te estoy diciendo quien es el Señor. El Señor es tu propia maravillosa imaginación humana. Ese es Dios.

Ese es el Señor Cristo Jesús. Si tú realmente lo aceptas entonces todas las cosas deben ser posibles, pues con Dios todas las cosas son posibles, siempre y cuando tú sirvas al único Señor. Si su nombre te transmite de alguna manera la idea de un ser fuera de ti llamado Jesús, no tienes al verdadero Cristo Jesús. Esto es lo que Andrés está diciéndole a todos. El lleva a todos hacia el Señor Cristo Jesús pero eso no significa que todos lo aceptarán.Muchos de ellos lo dejaron. Nunca más caminaron con él, entonces él volteo hacia los pocos que se quedaron con él y les pregunto ¿quisieran irse también? Y Pedro contestó ¿hacia quien nos dirigimos?Estas son las palabras de vida eterna: ¿hacia quién nos dirigimos? Si realmente tienes las palabras de vida eterna, hacia donde nos dirigimos es difícil de aceptar lo que nos dices. Te estoy llevando hacia tu propia imaginación.

Puedes imaginar cualquier cosa en el mundo pues todas las cosas son posibles para Cristo y Cristo es tu imaginación. Pero ¿es esto realmente cierto? Y yo te digo que sí, si realmente lo aceptas como cierto y no dudas en tu asunción. Te reto a asumir que eres el hombre que quieres ser. El hombre quien en el momento de mi asunción, es negado por mis sentidos, pero si persisto en esa asunción, realmente asumo el hecho, lo pongo a prueba y lo veré. Te digo que te examines para ver si estas abrazando tu fe ¿No te das cuenta que Cristo Jesús está en ti? a menos que falles en la prueba, si él no está contigo, entonces ¿dónde está? Si todas las cosas son hechas a través de él, ¿no estás de acuerdo conmigo en que no hay nada en el mundo que este ya hecho pero primero fue imaginado? la ropa que estas vistiendo, primero fue imaginada antes de convertirse en ese vestido o traje, la silla en la cual estas sentado, la casa en la que vives, es decir todo fue una vez imaginado. Ahora lo llamamos realidad, pero empezó como un acto imaginario. Te estoy llevando al único y verdadero Jesús, al Señor, pero no tienes que aceptarlo. Y las escrituras nos dicen que la mayoría se rehusó aceptarlo.

Actualmente hay un billón de personas que se dicen cristianos pero cuando escuchan la palabra Cristo Jesús, piensan como algo fuera de ellos; y, hacia este ser se vuelven y le piden algo.Muchos lo tienen como un cuadro en la pared, quizás como una pequeña estatua y hacen muchas cosas por ese ser fuera de ellos, y yo te digo que si alguna vez escuchas la palabra Cristo y piensas en algo fuera de ti, tienes al Jesús equivocado, el Señor equivocado. Esta noche espero llevarte al verdadero Señor y ese Señor es tu propia maravillosa imaginación humana. El hombre es todo imaginación y Dios es hombre y existe en nosotros y nosotros en él. El eterno cuerpo del hombre es la imaginación y eso es Dios mismo. El cuerpo divino de Jesús, ese es el Señor divino. Enterrado en la cruz llamado forma humana. El es crucificado allí, el resucita allí, no vendrá de afuera. El resucita desde adentro, cuando todo el ser empieza a despertar y déjenme decirles no hay proceso de despertar cuando realmente se despierte tú te despiertas, no alguien más. Tú realmente despiertas de un profundo sueño, no tienes idea que tan profundo es este sueño. Es a través de la tumba que el hombre realmente resucita y la tumba es tu maravilloso cráneo, ahí es donde Dios está enterrado. Por ello esta noche te traigo, te presento a ti mismo y tú mismo eres Cristo Jesús. Inténtalo esta noche y ve si no puedes probar con hechos en un futuro cercano, que todos tus deseos se vuelven realidad. No hay límites, solo tienes que mantenerte apegado a tu deseo.

Ahora déjame darte una gran motivación, de la 1ra Carta de Juan. Sabemos que cualquier cosa que le pidamos, se cumplirá. Pero ¿Quién es aquel a quien debo pedir? Y nosotros sabemos que cualquier cosa que le pidamos se nos dará. Esto dice el Capítulo 5 versículo 15 de la 1ra carta de Juan. Lo sabes, realmente lo sabes. Pero, ¿cómo debemos pedir cuando queremos pedir algo?Porque él es mi imaginación. Traigo al ojo de mi mente una escena que implique que soy quien quiero ser o de mi amigo o de cualquier otra persona y los veo como me gustaría que fuesen. Trato de confinarlo en el armazón de la regla dorada que dice: Haz con otros lo que te gustaría que ellos hicieran por ti y no salgas de esta regla. No es fácil. Hay que practicar. Pido lo bueno para ellos como si lo pidiese para mí. Tráelos hacia el ojo de tu mente y atrévete asumir que lo que estás viendo en tu mente es verdad.Hay una técnica específica y muy simple y quiero compartir con ustedes lo que yo hago y funciona. Lo traigo hacia el ojo de mi mente y me traslado a un estado emocional. Es como un ritmo peculiar. Inspiro y espiro, inspiro y espiro hasta alcanzar un punto máximo; y, entonces con una inspiración muy profunda armo un escenario en un tiempo anterior a mi propia mente.Armo un escenario siempre inhalando muy muy profundamente como si cada poro de mi piel fuese a explotar y yo no hago algo por controlarlo. Es como armar un escenario y poner en escena lo que quiero ver en mi realidad, entonces exploto y dejo que la vida lo ejecute y la vida lo ejecutara. Después contestare una llamada o me dirigiré hacia algún lugar, o recibiré la carta confirmando lo que quiero, pero yo no hice nada para que esto sucediera.Simplemente creí implícitamente en Cristo Jesús y lo encontré. Lo encontré como mi maravillosa imaginación humana.Yo creo que todas las cosas son posibles para él. Él ha resucitado, lo cual significa que la mente mortal no sabe nada por lo cual no me importa si no veo claramente cómo esto sucederá.Simplemente traigo a mi mente lo que quiero ver, verlo lo más claro que puedo y explotar, después de esto, lo suelto.Podría ser mañana, podría ser en un mes, incluso podría tomar años, no importa. Lo hice y eso es todo lo que importa. Todo tiene su tiempo. Las materializaciones tienen su propio tiempo. Por ello, solo espera. Madurará y florecerá. Valdrá la pena esperar. Toma en cuenta que un pollito demora 21 días, un hombre 9 meses, un caballo 12 meses, una oveja 5, en llegar al mundo. Hay un tiempo definido entre la fecundación y la materialización de ese estado y yo no sé cuánto tiempo tomará.

Todo lo que sé es que lo sé. Si la materialización tomará un día, un mes, no sé cuánto tiempo tomará la materialización de mi visión, ser la persona que quiero ser y convertirme en ello, lo cual ya asumí que soy. No sé cuánto tomará la realización de mi deseo. Lo único que sé es que funciona.Como se nos dice en el Capítulo 13 2da de Corintios “Examínate y ve si estas aferrado a tu fe”. Pruébate a ti mismo.¿No te has dado cuenta que Cristo Jesús está dentro de ti? A menos, claro, que hayas reprobado el examen. Si buscas dentro lo encontraras. Como cuando adorabas algo fuera de ti, no puedes decir que está en ti, ni siquiera puedo usar la palabra “dentro” por qué “dentro” en francés significa separación.Ni siquiera puedo decir que Cristo está cerca de mí porque ello implicaría cercanía y cercanía implica separación. Él no está. Él es mi propio ser. Cuando digo YO SOY me refiero al Señor Jesús.Cuando digo YO SOY no puedo decir Yo Soy y señalar a cualquier lugar pues me estoy refiriendo al centro de mi ser. Y ese es el nombre de Dios por siempre.No puedo decir Yo Soy y tener el sentimiento de cercanía pues ello implica separación. Y él no está cerca a mí, él está dentro de mi ser. Por ello les digo a todos aquí esta noche, les traigo y les presento a Cristo Jesús. No puedo señalar fuera de ustedes, si les estoy presentando a Cristo Jesús, entonces encontrare a Pedro en la sala y traeré a Pedro y le presentare a Jesús.Encontrare a Tomas, un dudoso Tomas y le presentare a Jesús. Traeré a todos y les presentare a Jesús.Pero no todos lo van a aceptar, la mayoría lo va a ignorar pues la mayoría espera un Dios externo al cual adorar, si debes tenerlo, tenlo. Solo te puedo decir que esta noche yo represento el papel de Andrés. Andrés fue el primero que escuchó las palabras “miren este es el cordero de Dios”. Ver en griego significa saber. Por ello, él vio al cordero de Dios, él conoció al cordero de Dios.

Espero que ahora sepas sobre quien estoy hablando. Y ese ser de quien hablo es tu maravillosa imaginación humana.Entonces si me ves, ves al que me envió. Si me conoces, conoces al que me envió, pues él y yo somos uno. Yo y mi padre somos uno. Yo y mi padre somos uno aun cuando mi padre es más grande que yo. Él no es más grande que mi ser esencial. Él es más grande solo en el cargo de quien me envió, pero mi padre y yo somos uno, por ello, yo me envié a mí mismo. No hay nadie más a quien enviar. Dios es único. Entonces en el cargo de enviar me he visto a mí mismo, el que envía. Pero no soy inferior al que me envía solo lo soy en el oficio de enviar; por ello uso la cruz, la cruz de carne pero una vez que uso la cruz yo debo pensar en el que me envió. Y yo soy él, y con él todas las cosas son posibles. Y ¿Quién es él? Él es mi propia maravillosa imaginación humana. Por ello no necesito preguntar a nadie o dirigirme hacia alguien. Tampoco te estoy pidiendo que voltees hacia mí. Te invito a que te dirijas a mí, no cuesta nada.

No te voy a cobrar un centavo por ello. Hay una técnica muy simple, un proceso simple y lo veo de esta manera. Si siento picazón en una mano y la picazón es en la parte de atrás. Me es fácil usar la otra mano para aliviar la picazón y disuadir la picazón con mis dedos. No puedo detener la picazón, pero puedo tolerarla, es el mismo cuerpo, por lo cual me llamo a mí mismo. Si tú no puedes llamarte a ti mismo, yo aliviaré la picazón que puede ser por dinero, la picazón puede ser por reconocimiento o por cualquier otra cosa. O preguntarle a alguien en quien confíes; si tienes confianza en el expositor, pregúntame. Te digo no cobro. No cobro ni un centavo. Ni tampoco acepto dinero. No lo hago. Simplemente si te parece, pregúntame. Yo usaré lo mejor de mis habilidades, las cosas son como desees que sean siempre y cuando provengan de lo que yo llamo mi código de ética que no está a expensas de otros aspectos de mi ser. No me pidas que lastime a alguien de este mundo pues no lo haré. Y no le pediré a nadie que sea lastimado. Pero si quieres reconocimiento en este mundo, si quieres dinero, no veo nada malo en ello pues son cosas que yo mismo quisiera para mí. Entonces lo pongo en el marco de la regla dorada y pido por ello. Es una técnica muy simple.

¿Dónde te estas quedando? Ven y lo verás. Primero voy a buscar a mi hermano y mi hermano es Pedro y llevo a Pedro hacia Jesús. Y luego vamos y nos quedamos todo el día con él porque era la hora diez. Según la nueva traducción eran las 4 pm, lo cual no tiene nada que ver con las 4 pm. Eran las 10 horas. Él dice las 10 horas. Todas las letras del alfabeto hebreo tienen un valor numérico y un valor simbólico y la décima letra es iod. El inicio del nombre de ioda tiene el valor numérico 10 y el valor simbólico de una mano. La mano de la creación, pero no vamos a discutir cómo fueron creadas las cosas.Entonces tenemos que era la hora décima y ellos se quedaron ese día porque era la hora decima. Y estamos en esta discusión como las cosas son traídas a la realidad. Pero ¿cómo son traídas a la realidad? Por tu propia maravillosa imaginación humana.

Así es como son traídas a la realidad. Porque tu imaginación es Dios. Tu imaginación es Dios en acción. Yo no veo a la imaginación como veo los objetos en el espacio. Porque yo mismo soy la imaginación. No lo puedo ver pero veo los efectos de mi imaginación pero realmente no veo a la imaginación. Solo veo cuando externalizo la actividad de imaginar. Entonces se lo que he estado haciendo cuando veo cosas pasar en mi mundo. Entonces te llevo a mi Jesús y no te llevo afuera de esta habitación. Te llevo de regreso a tu ser, tu propio ser. Tu mismo ser. Hacia el Señor Jesucristo.Pero él duerme dentro de ti. Yo lo sé por mi propia experiencia. Se me dijo muy vívidamente durante una noche. Estoy aquí caminando en esta enorme habitación, con esta enorme muchedumbre y los estoy guiando hacia la casa de Dios. De repente se oye una voz y Dios entra con ella. Luego, desde un costado, ella le pregunto a la voz. No vi ningún rostro, solo escuche a la voz que dijo: si Dios está a tu lado, ¿dónde está? La voz contesto: a tu lado, Dios camina a tu lado. Ella volteó hacia la derecha y mirándome a la cara se puso histérica. Después la voz entro en mí.Nadie más la escucho y allí había un mar de gente. Y la voz desde muy adentro de mi dijo: me guie a mí mismo hacia el sueño y mientras duermo sueño el sueño. Y sueño exactamente lo que él soñaba. Y soñaba lo que deseaba y la voz dijo: Dios está en el acto de despertar. Luego en un momento, él aun no despertaba, estaba en proceso de despertar. Este mismo Dios está en ti, no hay ningún otro Dios. Su nombre es Yo Soy. Y él está muy dentro de ti. Dios mismo entro por esa puerta, para compartir con el hombre sus visiones de la eternidad hasta que el despierte y cuando él despierte, el hombre verá las prendas desde las que él se levantó y estas prendas son la tumba donde él duerme. Entonces Dios vive en cada ser humano, en el mundo, soñando el sueño de la vida. Y todo lo que el sueña lo traes a tu experiencia y un día él se levanta y la historia es narrada por los cuatro evangelios. Tú lo experimentaras y sabrás quien eres tú. Te presento a Jesucristo y no tienes que ir a ninguna iglesia, venir aquí ni ir a ningún lugar que se considere santo o sagrado pues en cualquier lugar, hasta si estas parado en un bar ahí es donde él esta. Él es tu propia maravillosa imaginación humana, eso es Cristo Jesús. Ahora, esta noche, ponlo a prueba. Ven y ponme a prueba, si no, abro las ventanas del cielo y te muestro que allí tienes una habitación esperando por ti.Una señora me escribió hoy contándome una serie de grandes acontecimientos que le han pasado a su familia y a ella. De eso hace ya cuatro años. Ella no tenía ni un centavo y su familia fue muy amable con ella.Ella siempre pensó que lo serían, sabía que lo serían, y en ese momento cuando no tenía nada pensó: me encantaría darles algo, ¿qué les podría dar?Entonces en su imaginación les dio a cada uno $500. Eso era mucho dinero pues ella no tenía nada en ese momento. Pero luego sucedieron una serie de acontecimientos que ella no había anticipado y ahora cada uno recibirá un cheque suyo por $ 500. No es una fortuna, pero cuando no tienes nada dar $500 a cada uno y son tres, es mucho dinero. Lo cual suma $1,500 y ahora cuatro años después ella lo puede hacer. No sabemos cuánto tiempo tomara entre la siembra y la cosecha.

Desafortunadamente cuando las cosas se manifiestan no las relacionamos con la siembra y negamos la cosecha; y hoy yo te digo: todo lo hiciste con tu imaginación. Así es como Dios crea, pues Dios es tu propia imaginación humana, y todo lo que él imagine sucederá. Todo lo que el hombre imagine se mostrara en su mundo. Ahora vemos como tomó a otros y los llevo hacia Jesús. Él simplemente los trajo así como yo te traje esta noche. Es difícil aceptar que yo soy responsable y mi maravillosa imaginación humana es Dios y que no puedo voltear hacia algo en la pared que no existe, no puedo ir a la iglesia y rezarle a algo colgado en la pared ni ir a un ministro y rezarle y pedirle que rece por mí. Todo se lleva a cabo en mí, eso es difícil de creer.Entonces solo unos pocos se quedaron y dijeron: Nosotros creemos y sabemos que ustedes son los escogidos de Dios. Primero empieza por creer lo que te he dicho, nosotros creemos y sabemos que ustedes son los escogidos de Dios. Esta es la natural e inevitable serie, empieza primero por creer. Te lo digo aún si lo aceptas o no. Si lo aceptas, así es como empiezas. Empieza con fe.Cree que hay una posibilidad de que sea cierto. No puedes decir que solo es una posibilidad. Tienes que aceptarlo, lo sabes; entonces algo más que fe tiene lugar. La fe de tu conocimiento es tu propia experiencia. Lo has experimentado ahora y algo sale de eso.Por tu propia experiencia. Sabes que lo que dijo Andrés es cierto. Te llevó hacia Jesús y Jesús no estaba fuera sino dentro de ti y he descubierto que el Jesús que vivió hace 2000 años es mi propia maravillosa imaginación humana y ahora lo encontré y está dentro de mí, ahora voy a dormir y comulgo conmigo mismo y ahora sé que significa ser hijo de Dios. Tú también puedes comulgar con tu corazón cuando estés en tu cuarto, a solas y estarás comulgando con Dios. Y comulgo y me apropio de lo que quiero en este mundo; me apropio inconscientemente que no es más que la apropiación subjetiva de lo que objetivamente deseo en el mundo. Esa es mi oración. Eso es empatía, no simpatía, sino empatía pues si realmente quiero algo me regocijo en lo que hago. Me regocijo en mi apropiación. Simplemente me apropio del estado y me quedo dormido en esa comunión conmigo mismo. Y eso es Dios. Inténtalo. Antes de juzgarlo, inténtalo. Y después de intentarlo lo pondrás a prueba y lo comprobaras. Y habrás encontrado al Dios vivo. Hay un billón de personas que dicen creer en Dios, el Dios cristiano, creen que está afuera. Quince millones de judíos que creen en Dios y le llaman el Señor Adonay o como ellos quieran llamarlo. Piensan en él como algo externo, un Dios falso.

Si tomas los cien millones de musulmanes que usan la palabra Mohamed, ellos piensan en alguien que vivió miles de años atrás, algo externo a ellos. Tienen un profeta falso.Cualquier profeta fuera de ti es falso. Si hay otro Cristo, otro que el que fue crucificado por mí y que está enterrado por mí y quien se levantó y se sigue levantando en la humanidad. Él es un cristo falso. Y falsos maestros y falsas enseñanzas vienen con él. Te lo mostraré.Las últimas palabras del libro de Mateo son: Yo estoy contigo siempre, incluso en el final de los tiempos. ¿Cómo es que volveré si estoy contigo siempre? Ellos esperan que él regrese. Como regresará si en sus últimas palabras, está partiendo de un estado visible a uno invisible. Yo Soy.Contigo todo es. Incluso en el final de los días. Y ellos me dicen ¿va a regresar? Cuando él nunca partió. Como es que regresará si él nunca me dejo. Yo estoy siempre contigo hasta el final de los días. Como es que volverás, ¿puedes verlo? Él mora en nosotros, él está en nosotros y sí él está en nosotros no puede volver. Si él no estuviese en mí no podría respirar, él es mi respiración. Si es que en este momento algo me sucediese y tuviese que partir físicamente de este mundo, y aun cuando no me pudieses ver, yo estoy en ti. Me desperté de sueño de vida. No tengo a donde ir. Solo permanecer en ti.Yo soy uno de los que están observando, aquellos de gran identidad, los que contemplan la muerte y los que contemplan la muerte dicen: lo que parece ser es, a los que parecen contemplar y es productivo y tienen las más grandiosas consecuencias a quienes les parece ser.Yo te digo de mi propia experiencia: tú y yo somos uno. Hay un solo cuerpo, una sola alma, un único Señor, un Dios y padre de todo quien está sobre, bajo y dentro de todo. Acéptalo y habrás aceptado al Jesús que te presenté esta noche. Si quieres ponerlo a prueba primero él te invita a que lo hagas. No pongas a prueba al conferencista sino a Jesús y Jesús está dentro de ti. Cuando dices Yo Soy, es él. Él es el señor Cristo Jesús. Entonces cuando vayas a la cama esta noche ponlo a prueba.

¿Sabes que es lo que más te gustaría para ti? ¿Y para los que más amas en el mundo? Asume que ya lo tienes y esta asunción hecha en el momento es negada por los sentidos, es negada por la razón pero persistes en ella porque tú crees en Dios y sabes que todo lo que deseas se transformará en realidad y ningún poder sobre la tierra podrá detenerlo. No puede ser detenido. Pero yo puedo decirte que tomará tiempo desde tu asunción hasta la manifestación. Pero yo te digo por experiencia que se manifestará. Solo hazlo con Amor. Cuando te sientas dudoso, hazlo con Amor y habrás hecho lo correcto. Cuando sientas dudas hazte la siguiente pregunta: ¿me gustaría que esto me sucediera? Si puedes responderte con un sí entonces hazlo. Y no puedes fallar si es que usas esto como guía.Entonces, ¿Dónde vives? ¿Dónde te estas quedando? Ven y lo sabrás, pero déjame traer a mi hermano primero y déjame presentártelo primero.Así es como a través de la historia, él está llevando a otros hacia Jesús y esta es la historia de Andrés. No puedes cambiar ese estado pues ese estado es para siempre.

Puedes llegar a ese estado esta noche y llevar a un amigo, o alguien a quien tu sepas les interesa Cristo Jesús y cuéntale que tú estás haciendo el papel de Andrés, si le das la biblia e interpretas las escrituras como sabes hacerlo, estas guiándolo como lo hizo Andrés, ahora tú eres Andrés. Estas llevándolo hacia Jesús y ahora eres Andrés. Si quieres llenarte de regocijo así como esta dama me lo pide ahora, ella puede sentirse muy agradecida por lo poco o mucho que sus tres hijos hicieron por ella y ella quiere mostrar su agradecimiento, ella está interpretando a Tadeo, uno de los más olvidados personajes de las escrituras, pues su nombre significa “alabar” dar gracias, entonces pocos dejaran de hacer cosas y no te compensaran, solo algunos regresarán y te darán las gracias.Habían diez que fueron instantáneamente sanados y solo uno regreso y dio las gracias, ese es Tadeo. Entonces, sí realmente sientes regocijo por algo, aunque sea pequeño que se te dio o hizo por ti, expresas agradecimiento. Estas ejercitando el talento conocido en las escrituras como Tadeo. Es personificado como lo deseable, él es el décimo. Solo pocos son agradecidos.Esta noche nosotros simplemente estamos presentándote a Andrés. Así es como te traigo esta noche a encontrarte con Jesús. No estoy señalando a ningún ser fuera de ti. No busques en ningún lugar en el mundo, estoy señalando dentro de ti al señor Jesucristo y él es tu propia maravillosa imaginación humana. El hombre es Dios y Dios existe en nosotros y nosotros en él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación y eso es Dios. Ahora antes de entrar en el silencio, déjame mostrarte una vez más esta súper simple técnica de manifestación. Tendrás que practicarla y usar tu propio ritmo, no trates de hacerlo ahora, puedes hacerlo cuando llegues a casa, cuando estés escuchando música, relajado, o tomando un trago. No importa lo que estés haciendo o donde estés; pero si quieres hacerlo que sea en un lugar cómodo, tranquilo, acogedor. No necesitas estar en actitud santa. Eres santo cuando sientes amor pues Dios es amor. Como cuando estás enamorado. Esa actitud es todo lo que necesitas. ¿No sería maravilloso que todos lo sintieran? Ahora también sabes exactamente qué es lo que deseas. Imagina que lo ves. Lo puedes ver en el ojo de tu mente, puedes verlo muy real. Luego respiras, respiras de una forma como si ya tuvieras eso que tanto quieres y estas muy emocionado porque sabes que tienes exactamente lo que quieres y llegas a un punto determinado y explotas. Algo salió de ti, es energía. Y te preguntarás ¿Quién me tocó? Pues percibo que una virtud salió de mí.En ese momento él fue sanado. ¿Quién me toco? Le pregunto a la multitud y ellos dijeron: ¿Cómo podríamos saber quién te toco dentro de esta enorme multitud? Lo sabes. Te lo hiciste tú mismo. Tú te guías hasta un determinado estado y entonces explotas y sientes que todo va hacia afuera y no puedes repetirlo. No hay deseo de repetirlo. Solo fue un acto psicológico, sexual; no hay acto físico, no hay evidencia de un acto físico, pero es la misma emoción de un acto físico. Después de esto, solo suéltalo, déjalo ir. No levantes un dedo para hacer que suceda eso que tanto deseas. Ya lo has fecundado. ¿Qué harías después que la fecundación tuvo lugar? Nada. Déjalo. Y deja que tome lugar a su tiempo.

Ahora entremos en el silencio.

sportive woman with bicycle resting on countryside road in sunlight
A %d blogueros les gusta esto: