TOTALIDAD – INVIDUALIDAD

Todo el tiempo estamos experimentando la totalidad y la individualidad.

Sabemos que somos Dios.

No somos Dioses, somos solo Dios. No hay muchos dioses.

Solo hay uno, del que estamos hechos y por el cual fuimos hechos.

Cuando decimos que somos Dios, nos referimos a que somos la totalidad.Y cuando , por ejemplo, me refiero a mi como Móni, estoy hablando de mi individualidad.

Sin embargo esta individualidad no es más que una proyección de la totalidad.

Silenciamos el intelecto, y podemos tomar consciencia de nuestra totalidad.

Activamos el intelecto nuevamente, y estamos con la atención en la individualidad.

He escuchado que se sostiene que somos el Dios de nuestro mundo. Pero esta afirmación a veces lleva a confusión.

Si soy el dios de mi mundo, y tu eres el dios de tu mundo, repito, no significa que hay tantos dioses como humanos hay.

El Dios, es solo uno. El creador es solo uno.

Muchas individualidades pero una sola totalidad.

Se comprende.

La afirmación que somos Dios de nuestro propio mundo se refiere que cada uno de nosotros elige sus experiencias.

Desde mi individualidad es correcto que así sea.

Tu eliges tus experiencias. Yo elijo las mías.

Yo no elegí tus experiencias desde tu individualidad. Sin embargo si formas parte de mi existencia, si entras en mis experiencias, tú eres mi experiencia.

Si tu elegiste las circunstancias que hoy vives. Es tu responsabilidad. Pero soy responsable de conocer a una persona con esas experiencias. Y nos enredamos, tu selección personal y mi selección personal.

Por supuesto si intentamos analizar desde el intelecto, no tiene sentido. Cada uno es responsable de su experiencia, pero cómo es eso que yo sea responsable de tu experiencia también?

Porque estamos enraizados unos en otros. Tu tienes el poder de elegir tu vida a tu antojo. Pero yo puedo tomar mi experiencia directa que tengo de conocerte y tan solo cambiar el concepto.

Yo creo (dije creo, no dije que pienso. Recuerda que una creencia es un patrón, un dial, una frecuencia), en la existencia de que los hombres son adorables, fieles, o todo lo contrario. Entonces tendré la experiencia conforme a mi dial.

Y si no me agrada solo cambio el concepto de las personas que están en mi vida. Y si me agrada, continúo manteniendo el antiguo concepto.

Y desde el punto de vista de esas personas, seguramente tienen la creencia de una mujer súper sexy, inteligente, adorable, amorosa, sabia etc. como yo. Por eso me conocieron jajjajjajjajja.

No es sencillo darle una explicación lógica a este enredo. Por tal motivo se nos invita tan solo pensar desde nuestra posición.

Mira a tu alrededor, y observa tu vida.

Si hay algo que no es de tu preferencia, cree distinto. Estableces una creencia asumiendo que las circunstancias son como deseas en la imaginación. No necesitas pedir permiso.

Nunca pediste permiso para imaginar cosas que no te agradan, por qué habrías de hacerlo cuando quieres elegir cosas de tu preferencia?

Pero sabe una cosa, las circunstancias son como son en tu vida, por tí.

Tu elegiste con tu sistema de creencias. Aceptando esto, te empoderas en imprimir cambios.

Y qué sucede con el otro? no hay otros desde tu posición. sino estados de consciencia.

No manipulas a nadie, no tratas de cambiar la opinión de nadie. Solo imaginas como siempre lo has hecho. Solo que esta vez en forma consciente.

©Móni Ciampagna

hand of person with postcard with cut out maple leaf against autumn trees

Publicado por Aquiétate Elige Sé

Asesora, conferencista, abogada, escritora. Comencé mi camino espiritual consciente cuando era niña y me dedico a asesorar desde hace 13 años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: